Línea de Desarrollo Educación

La educación, formal y ciudadana, constituye la base de generación de un cambio cultural que la sociedad requiere, en términos de uso eficiente de la energía. En este sentido, en el mes de abril de 2009 se definió y aprobó la Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable: cuya preocupación inicial fue el desarrollo y diseño de planes, programas y proyectos que contribuyan a la inserción de contenidos que promuevan la concientización de la necesidad de ahorro de energía y las buenas prácticas de uso de la misma; dichos contenidos se adecúan a cada uno de los distintos niveles educativos; involucrando a estudiantes, educadores, docentes, administrativos, paradocentes y los sostenedores educativos; con el fin de desarrollar capacidades técnicas y profesionales en todos los niveles de la educación formal y fomentando la innovación, la investigación y el desarrollo en eficiencia energética (I+D) a nivel nacional. Dada la amplitud temática que agrupa “la sustentabilidad”, los esfuerzos institucionales han contemplado, a partir del año 2011, como estrategia complementaria, la difusión y transmisión de los contenidos de uso sustentable de la energía a la ciudadanía, buscando generar consciencia sobre la importancia del buen uso de la energía y su repercusión tanto a nivel local como global.