Si bien actualmente se encuentra prohibida la venta de ampolletas incandescentes en Chile y el mercado nacional ofrece las opciones halógenas de baja eficiencia energética, vida útil y elevados costes de funcionamiento, las económicas (LFC) y las más eficientes (LED), no todos los consumidores conocen cuánto más eficiente es esta última en relación con los modelos más baratos (inversión inicial). Por lo mismo, en Top-Ten no sólo queremos explicarte los principales beneficios de las versiones con tecnología LED frente a su competencia, sino que además te mostraremos cuánto es el dinero y la energía que puedes ahorrar si optas por la versión con mayor eficiencia energética.

Muchas familias chilenas aún hacen uso de las últimas ampolletas incandescentes que se alcanzaron a vender hasta fines del 2015 y que fueron popularmente conocidas por ser las más baratas de todas. Y son esos mismos consumidores los que continúan gastando energía y dinero, pudiendo alcanzar ahorros considerables de esos recursos al optar por bombillas LED.

Vida útil: en este aspecto, la superioridad de la ampolleta LED frente a las descontinuadas incandescentes es considerable. Esta últimas cuentan con sólo 1.000 horas de vida útil (es decir 1 año aproximadamente), mientras que las ampolletas LED ofrecen hasta 20 mil horas (15 años). En otras palabras, los modelos más eficientes ¡duran 15 veces más!

Ahorro económico en el hogar: para poner sobre la mesa ejemplos más prácticos, supongamos que una casa de 50 metros cuadrados que cuenta con 12 puntos de luz y cada uno de ellos funciona con una ampolleta tradicional (incandescente) con potencia de 60 W. Si el kW por hora cuesta $110 y todas las bombillas estuvieran encendidas durante 6 horas al día, el consumo mensual equivaldría a $14.261 aproximadamente. Este mismo gasto disminuiría hasta los $1.671 por mes si esas 12 ampolletas fueran reemplazadas por modelos LED. ¿A qué se debe este ahorro? La potencia para entregar la misma cantidad de luz en relación con una versión incandescente es de sólo 9 W.

Si bien las ampolletas LED requieren una inversión inicial mayor que los otros modelos (incandescentes, halógenas y LFC), basta esperar la primera cuenta de luz para comprobar el retorno de dinero. Además, junto con eso, apoya la eficiencia energética y la reducción de emisiones de gases contaminantes al ambiente. Por si no lo sabías, la eficiencia energética participa en un 50% para luchar contra el cambio climático y en Chile el 75% de las emisiones de gas a efecto invernadero vienen del sector energético.

Ahorro económico nivel país: desde que el Gobierno dio de baja a las ampolletas incandescentes en Chile, se estableció que la proyección de ahorro a nivel nacional llegaría a US$ 1.363 millones en 18 años, cifra equivalente a 872 megawatts. Entonces, ¿qué pasaría si cada hogar chileno cambia sus ampolletas incandescentes, halógenas o económicas (LFC) por LED? Los chilenos seríamos capaces de ahorrar $180 mil millones en costos de energía por año.

Compra de ampolletas LED: Aunque está claro que la opción LED es la más eficiente frente a los otros modelos disponibles en el mercado nacional, existe una variedad importante de ampolletas con esta tecnología, por lo que es esencial saber distinguir cuál de estas bombillas es efectivamente la más eficiente de todas.

Fuente: Top-Ten.cl