Ir a mi Casa Eficiente

Consejos de Eficiencia Energética en el hogar

  • Al escoger un artefacto, considera la información contenida en la etiqueta de Eficiencia Energética.
  • Es recomendable usar la lavadora/secadora con su carga máxima.
  • Al planchar, acumule una determinada cantidad de ropa. Planchar piezas por separado consume más energía.
  • Apaga y desenchufa los aparatos eléctricos que no estés usando. Desenchufa los aparatos eléctricos en las noches. Cuando quedan enchufados, igual están consumiendo energía.
  • Cuando tu celular esté cargado totalmente, desenchufa el cargador. Si lo dejas enchufado, sigue gastando energía.
  • Mantén tu computador en modo ahorro de energía. Apaga la pantalla cuando te ausentes.
  • Si calientas mucha agua, guarda en un termo la que no utilizas.
  • No olvides tapar las ollas: la cocción será más rápida.
  • Cocina con la llama justa: si la llama sobrepasa el fondo de la olla, pierdes energía.
  • Aprovecha al máximo la temperatura del horno: asegúrate de que cierre bien y de que la goma que sella la puerta del horno esté en buen estado. Mantén el horno cerrado cuando está encendido.
  • Preocúpate de limpiar los quemadores: si están sucios demoran la cocción de los alimentos y aumenta el consumo de energía.
  • En cocinas eléctricas es posible apagar 5min antes del térmico y continuar la cocción con el calor acumulado en los quemadores.
  • Si vas a cambiar el refrigerador, compra uno con etiquetado energético de clases A, A+ o A++.
  • No compres un refrigerador más grande del que necesitas.
  • Abre el refrigerador sólo cuando sea necesario.
  • No introduzcas alimentos calientes en su interior y comprueba que las gomas de las puertas estén bien selladas.
  • Regula la temperatura de tu refrigerador de acuerdo a la estación del año. Ajusta el termostato en 6° C en el compartimiento de refrigeración y -18° C en el de congelación.
  • Si sacas un alimento del congelador, descongélalo en el compartimiento de refrigeración en vez del exterior. Así se aprovecha el frío para conservar la temperatura de los demás productos.
  • Mantén el congelador lleno. Los alimentos congelados y el hielo ayudan a conservar el frío y así gastas menos energía.
  • Limpia la parte trasera del aparato al menos una vez al año, esto producirá un ahorro de electricidad pues la acumulación del polvo reduce el rendimiento del refrigerador y aumenta el consumo de energía eléctrica.
  • Apaga luces que no estás usando.
  • Reemplaza las ampolletas tradicionales por ampolletas eficientes, iluminan lo mismo que las incandescentes, consumen menos energía y duran mucho más. Compra ampolletas eficientes con etiqueta energética clase A.
  • Aprovecha la luz natural y pinta paredes y cielos de colores claros. Puedes ahorrar hasta 5% de electricidad.
  • Ilumina directamente las áreas de trabajo. Una ampolleta de 40 watts en una lámpara sobre el escritorio ilumina mejor que una de 200 watts en el techo. Instala luces más bajas en balcones y pasillos.
  • Elige una estufa o calefacción adecuada al tamaño del recinto que quieres calefaccionar.
  • Al calefaccionar una habitación, mantén cerradas puertas y ventanas.
  • Si tienes estufa con termostato, no la prendas y apagues a cada rato, pues gastará más energía.
  • Ajusta bien puertas y ventanas con aislante. Si es posible, invierte en doble vidrio. Así mantienes más aislada tu casa y ahorras en calefacción.