El compromiso que adquirimos en París nos propone como desafío reducir el aporte de las emisiones del sector energético al total de las emisiones-país, de la manera más costo-eficiente, capitalizando las oportunidades que este verdadero reto nos entrega.

Para cumplir con la contribución nacional, se requiere de diferentes instrumentos de política pública que nos permitan tener impacto en eficiencia energética, mantener o profundizar la penetración de energías renovables, fomentar la electromovilidad y la electrificación de la demanda final de energía en general; así como también proponer y contribuir en los distintos instrumentos económicos y de información que nos ayuden a enfrentar este escenario.

Hoy el mercado de certificados sustentables para atributos de energía se está moviendo a pasos agigantados. Tenemos la oportunidad de incorporar en Chile diferentes esquemas de certificación, que nos permitan empujar la descarbonización.

Debemos reconocer que esta demanda de los proveedores de energía nacionales de comprometerse con la políticas públicas, cuidar el medio ambiente y reconocer las tendencias y compromisos internacionales, ha ido evolucionando y mejorando en su eficiencia social y ambiental, lo mismo que ha sucedido con los consumidores; y en la conjunción de ambas necesidades surgen los certificados de sustentabilidad. Nuestra misión es lograr que la oferta se encuentre con la demanda y el mercado pueda capturar estos atributos, transarlos y atribuírselos de una manera clara, estandarizada, formal y transparente.

Nuestro Ministerio persigue precisamente fomentar mecanismos que promuevan la sustentabilidad y, en base a ello, nos hemos sentado en la Mesa de Certificados, logrando acuerdos y consensos importantes.

Estamos trabajando en propuestas concretas para abordar la comercialización de los certificados, y cómo las empresas y consumidores pueden apropiarse de los atributos de la energía que consumen.

Los certificados son instrumentos de mercado transferibles, que permiten tomar cierta propiedad sobre un atributo reconocido bajo un esquema robusto y transparente que acredita un origen definido.

Existen en el mercado certificados de energías renovables que acreditan el origen de generación de electricidad por medio de recursos renovables (como la energía solar, eólica, geotérmica, biomasa, etc); certificados de reducción de emisiones, provenientes de proyectos que desplazan emisiones de gases de efecto invernadero o absorciones de estas (como proyectos de eficiencia energética, captura de gases por medio de proyectos forestales, etc.), y certificados de eficiencia energética, donde se puede acreditar que un proyecto reduce sus consumos de energía.

Chile es un país de oportunidades que construimos todos, y la invitación es a trabajar en conjunto. Las puertas de nuestro Ministerio están abiertas para mantener un diálogo honesto y cercano, de modo de profundizar las raíces de una matriz más limpia, segura y competitiva.

Fuente: La Tercera